Los BTU definen la cantidad que un aire acondicionado puede nivelar en la temperatura de un ambiente.

La Unidad Térmica Británica (British Thermal Unit) es la unidad de energía que mide las cantidades relacionadas con la temperatura en los aparatos de aire acondicionado o sistemas de climatización.

En la gran mayoría de sistemas de medición en BTU, principalmente en Norteamérica, equipos fabricados en Gran Bretaña o en América latina, han sido sustituidas por otra unidad de medida llamada Julio, que es la unidad encontrada en el Sistema internacional de Unidades. Sin embargo, en la gran mayoría de los países se sigue considerando o nombrando al BTU como la unidad de medida de los aires acondicionados.

Los BTU se refieren a la cantidad de energía que se necesita en una condición atmosférica normal. Es como un termómetro que mide un grado Fahrenheit en el registro de una libra de agua. En este sentido, una unidad de BTU es equivalente a 1055 ‘065 Julios, que se traduce además como a 257 calorías.

Un BTU se puede comparar con la luz de un fósforo encendido. Cuando esta energía en aspectos de medidas se aplica a una libra de agua, la temperatura sube un grado Fahrenheit. Ahora llevando esta medida a los aparatos de climatización, este se refiere a la cantidad de calor que el aire acondicionado puede extraer de un ambiente, de ahí que por su peso y tamaño del equipo, debe ser mayor su porcentaje de BTU.

 Fotografía de un termómetro en un ambiente abierto

El tipo de aire acondicionado ideal debe cubrir toda un espacio sin forzar su sistema compresor.

Los BTU también tienen que ver con la cantidad o capacidad que un equipo tiene para lograr un enfriamiento ambiental efectivo, cómodo y rápido. De ahí es que se originan la enorme cantidad de modelos y equipos de refrigeración y aire acondicionado para todos los espacios y ambientes. Todo se relaciona con el trabajo que ejecutan estos aparatos para lograr la mayor climatización posible.

Al momento de realizar una inversión, bien sea para un área del hogar, de la oficina o la fábrica, siempre es recomendable tomar en cuenta la medida que el espacio requiere y así poder decidir cuál es el mejor equipo a comprar que se necesita. Es notorio y característico que a medida que una clasificación de BTU aumenta en un espacio, este por ende modifica el tamaño, costo, diseño y obviamente peso del equipo de aire acondicionado que se requiera. A mayor cantidad de BTU que ofrezca un aparato, mayor es el enfriamiento que ofrece.

Pero también es necesario entender que el uso de aparatos de refrigeración debe tener una medida ideal, no solo por el tamaño de las áreas que se van a aclimatar por medio de estos sino porque esto contribuye a un ahorro significativo de energía y de vida útil de un equipo.

Un aparato que tenga una medida máxima de BTU en un espacio muy amplio, podría forzar al equipo a incrementar su rendimiento, por lo que este podría estar en constante máximo movimiento, sin permitirse una nivelación y descanso del compresor lo que acabaría con su vida útil y en muchos casos la garantía. Lo mismo sucede en espacios pequeños con aparatos muy grandes, que al final causarán un ambiente incómodo y perjudicial para la salud con el incremento de frío.

 Animación de una mujer midiendo el nivel de temperatura de su hogar por medio de un tablet.

Los sistemas de medición de temperatura ambiental ayudan a definir la cantidad de climatizadores necesarios.

Es importante conocer en definitiva, no solo la cantidad de BTU que un equipo ofrece sino el espacio donde será instalado y con ello nos ahorraremos tiempo y dinero, además de ayudar con la conservación del ambiente.